Esta morcilla está elaborada en nuestra fábrica, concretamente en el barrio de Gamonal, siendo un producto clásico burgalés para el cual se escogen materias primas de primer nivel y alcanzar así una alta calidad con cada morcilla.

Esta variedad de morcilla de Burgos con denominación de origen IGP se elabora de manera artesanal con productos naturales de máxima calidad sin conservantes ni colorantes. Se elabora con tripa natural y con un equilibrio total con las especias, de ahí que no produzca ardores ni lleve a una digestión pesada.

Además, la conservación es sencilla y prolongada, y puede prepararse en microondas, frita, asada y en cocidos. Igualmente, los huevos fritos son los perfectos compañeros de este manjar para deleitar a todos tus invitados.